¿Es posible una enseñanza alternativa?

La enseñanza alternativa ya se está aplicando en otros países, incluso en algunos centros educativos españoles. Existen varios metodologías, en esta ocasión hacemos una reflexión sobre el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP).

A menudo criticamos el sistema educativo, no hace falta ser un experto para darse cuenta que otros métodos de enseñanza son posibles y que el niño/a aprende a través de la experiencia directa con un ritmo de aprendizaje propio y único. El sistema educativo tradicional enfocado a resultados pone al alumnado en una posición pasiva como un mero receptor de conocimientos. ¿Es posible una enseñanza alternativa?

Es una evidencia que lo que tenemos que aprender, lo aprendemos haciendo y ya Aristóteles nos recordaba que lo hacíamos de la siguiente manera:

  • Haciendo (learn by doing).
  • Persiguiendo objetivos que les importan a ellos (motivación).
  • Equivocándose y reflexionando sobre cómo resolver los problemas, por lo general con la ayuda de alguien más experimentado.

La educación no es un libro de texto, ni largas horas sentado en una silla, la educación no se trata de acumular títulos o buscar resultados, es un proceso activo de desarrollo que dura toda la vida, por tanto debe ser entendido desde las primeras etapas como una experimentación. La falta de motivación que conduce al fracaso escolar no es más que una señal del aburrimiento que el niño o la niña siente ante unos contenidos poco atractivos, mal contados y sobre todo no experimentados. Largas horas empleadas a enseñar conceptos sobre naturaleza, matemáticas o física sin más práctica que la de ejercicios mecánicos, desfasados y que buscan respuestas únicas. Revisa tu trayectoria académica seguro que recordaras estas situaciones de hacer deberes sin saber qué haces o el libro de texto de tus hijos/as están completos de ejemplos.

La propuesta alternativa es simular el trabajo real dentro del aula que conduce a la experimentación, el razonamiento y la toma de decisiones.

Hay grandes referentes dentro de la pedagogía activa María Montessori, Pestalozzi, Waldorf  donde el niño/a marca los sistemas de organización, los métodos de enseñanza, a través de sus necesidades de desarrollo, de sus intereses vitales, de su motivación… Estos principios derivaron generalmente en una nueva compresión de las necesidades de la infancia que dio lugar a este modelo de aprendizaje. A continuación vamos a ver algunas de las ideas en las que se basan estas pedagogías activas.

Principios metodológicos de pedagogías activas o escuela libre:

  • El niño/a como sujeto activo del aprendizaje, en torno al cual se debe organizar los contenidos y las actividades, convirtiéndolo en el protagonista del aprendizaje. Las propuestas de trabajado deben partir de sus propios intereses y necesidades.
  • Este modelo de enseñanza se basa en el aprendizaje vivencial. La escuela a de estar abierta al exterior, y proporcionar las condiciones oportunas para que los niños/as vivan de manera espontánea, que se de valor al compañerismo y a la solidaridad.
  • Educación no directiva, no castigadora, no memorística. Fomenta la autodisciplina, el criterio crítico, la automotivación.
  • Se trabaja por proyectos partiendo de la motivación, se desarrolla la creatividad. Los niños se rigen por pautas emocionales hasta los 7 años, de modo que se da gran importancia al trabajo emocional con el fin de crear una base sólida para afianzar la seguridad.
  • La figura del maestro/a dentro del aula es la de la observación, el acompañamiento como animador de la actividad que incita a descubrir, experimentar, y descubrir sus posibilidades.
  • Sistema flexible y adaptado a las individualidades de cada niño o niña.
  • Los métodos educativos están enfocados a la creatividad, al pensamiento, y a favorecer el pensamiento critico. Los conocimientos se aprenden mediante la deducción, la demostración, la experimentación, la manipulación o la lógica.

¿Cuál son los principales retos que dificultan la incorporación de este tipo de métodos en el aula?

  • Formación por parte del profesorado y trabajo en equipo. Acompañar, crear proyectos, contenidos dinámicos requiere de gran compromiso vocacional, esfuerzo y trabajo en equipo para ver más allá de un curriculum oficial, evaluar lo que funciona y lo que se puede mejorar. La vía fácil es preparar una programación un año y repetirla de por vida…. Sin más preguntas, al quinto año el síndrome burn out come al profesor/a porque el también necesita aprender y sin quererlo esta cavando su propio pozo…
  • Dificultad control de las acciones. Si cada alumno/a tiene su propio ritmo de aprendizaje ¿Quién aprueba y quién suspende? ¿Cómo nos quitamos de encima la vieja creencia de estar para aprobar? ¿Cómo podemos unificar criterios para llegar a contenidos mínimos y aplicables a todos los centros?
  • Expectativas de las familias. El compromiso de una pedagogía activa requiere el trabajo de las familias dentro de todo el proceso, aprendemos juntos. Esto nos pone en una situación de responsabilidad donde es necesario entender que estas metodologías no se centran en cumplir objetivos. ¿Estamos preparados para ello? ¿O necesitamos previamente una formación para aproximarnos?

¿Te gustaría otro tipo de escuela para tu hijo/a? Movimientos como el Homeschooling o escuela con proyectos educativos reguladas por estos principios son una alternativa a tener en cuenta. Recuerda que las dificultades las ponemos nosotros, educar es tu responsabilidad, pregúntate ¿Dónde esta para ti el valor del aprendizaje? ¿Comodidad? O ¿Desarrollo real?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *