orientando-positivo-orientacion-vocacional-profesional-escuela-familias-padres-coaching-educativo-profesores-docentes-marketing-malaga-teatinos-estres-infantil

Cómo detectar que mi hijo-a tiene estrés

¿Qué le pasa a mi hijo? ¿Ponemos a nuestros hijos en situaciones de estrés?
Padres exigentes  en la búsqueda de resultados.

Empezamos el día comprobando la mochila, recordando que no se nos olvide nada, con la preocupación constante para evitar cualquier despiste, necesitamos el control sobre todas las actividades que se van a llevar en el día, horarios, comidas, médicos, actividades extraescolares, cumpleaños… la agenda es apretada, los resultados que esperamos muy altos y el tiempo a reflexionar sobre el día se cambia por la acción (automática) de planificar el día siguiente.
Sin tiempo para pensar, sólo actuar, nos creemos que hacer mucho es lo mejor. El parar, respirar y observar son asignaturas que nos quedan para septiembre. No os preocupéis, siempre estamos a tiempo de recuperarlas.

De la educación para ser el mejor a la educación para SER personas.

¿Ponemos a nuestros hijos en situaciones de estrés? María comenta que su niño tiene problemas para dormir y no se concentra en las actividades, esta aprendiendo a dividir, va a natación, música, inglés, desarrollo psicomotor a través del baile y cuando llega a casa está cansado. María muy preocupada por el rendimiento académico, le presiona para que haga deberes y todas las divisiones del mundo son pocas para aprender…. Piensa en llevarle a una psicóloga para trabajar la atención o al pediatra para tratar los problemas de dormir.

¿Provocamos estrés a nuestros hijos?

Queremos que nuestros hijos sean los mejores. ¿Cuál es el precio que queremos pagar? Sacrificio y esfuerzo siendo valores fundamentales de la educación también tienen una doble cara que debemos observar para darnos cuenta de lo que estamos provocando con el sobreesfuerzo al que sometemos a los niños.  Pregúntate ¿por qué es necesario que tenga muchas actividades? Y la respuesta te llevará a para que sea alguien en la vida.

Pues bien, para SER es necesario facilitar oportunidades de desarrollo más que buscar resultados sin control. Las exigencias de la sociedad, la competitividad laboral, los miedos que manejamos hacia el futuro incierto hacen que generemos un estado de alarma constante para buscar el mejor rendimiento académico.

Síntomas de estrés en nuestros hijos.

El exceso de agenda y las altas exigencias de los padres provocan una situación de estrés patológico infantil. El estrés es la respuesta fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada. Los principales síntomas del estrés en los niños son:

  • Problemas para dormir.
  • Cambios en el apetito (comer poco o con profusión…).
  • Diarreas frecuentes.
  • Bajo rendimiento escolar.
  • Incremento o disminución de la actividad física.
  • Cansancio o fatiga.
  • Apatía, pasividad.
  • Problemas para relacionarse con otras personas.
  • Irritabilidad.
  • Tristeza…

Los padres y madres hemos de estar alerta ante alguno de estos síntomas, ya que combinados con las situaciones de cambio pueden ser signos de estrés, y hemos de procurar que la salud del niño no se resienta, minimizando en la medida de lo posible las consecuencias. La Sociedad Española de Estudios de Ansiedad y Estrés estima que más de un 10% de la población infantil y adolescente de nuestro país padece estrés.

Es hora de devolver a la infancia los niños.

Decálogo para reducir las situaciones de estrés:

  • Pedir ayuda: Nos creemos super personas que pueden hacer su trabajo, tener la casa limpia, ir a todas las actividades, colaborar con asociaciones y tener una vida social activa. Es necesario que pidamos asesoramiento a profesionales para orientarnos, centrar nuestra atención y reducir cualquier foco de estrés.
  • Identifica las posibles causas de estrés: ¿Son las actividades?¿El nacimiento de un hermano?¿La falta de descanso? ¿Una separación?
  • Define bien cada problema: ¿Sientes que hay muchas veces que vives igual un problema del día a día que una situación fuera de lo normal? Eso puede estar ocurriendo porque no defines cada problema para tratarlo con perspectiva ¿En qué consiste el problema? ¿Qué factores están implicados? ¿Puedo hacer algo para resolverlo? ¿Qué recursos tengo para solucionarlo?
  • Vuelta a la calma. Todas las personas necesitamos tener una forma de relajarnos y, en la actualidad, lo mejor es tener saber una técnica de relajación, mindfulness, yoga, pintar mándalas etc., es importante tener una actividad a la que se dedique un tiempo para recobrar energía.
  • Organiza la agenda y prioriza tareas: Todo no es importante, saber lo que sí te ayudará a poner foco y evita sobrecargas de actividades.
  • Acepta tus errores y los de tu hijo: Todas las personas cometemos errores, pero hay algunas que les cuesta más aceptarlos. Saber reconocer que nos hemos equivocado, y buscar otras opciones, nos va a hacer sentirnos mejor.
  • Aprender a descansar: Es importante tener tiempo sin hacer nada para que el estrés no nos pase factura. Tanto adultos como niños tenemos que aprender a no hacer nada, el aburrimiento es una fuente de creatividad. Aprender a disfrutar de estar sin hacer nada es un buen remedio para el estrés.
  • Practica asertividad: Aprende a distinguir lo que es tu responsabilidad, y si no puedes hacer un favor a alguien, aprende a decir que no.
  • Revisa los hábitos: Hay veces que la alimentación que seguimos, y la actividad física que realizamos, tienen mucho que ver con el nivel de estrés. Alimentación, ejercicio y respiración nos ayudarán a tener una vida saludable.
  • Disfruta de pasar tiempo con personas: La estimulación tecnológica debe de dejar espacio para compartir y conocer amigos, somos animales sociales que aprendemos cuando compartimos.

En Orientando en Positivo, tenemos una variedad muy amplia de talleres para tratar estos síntomas. Síguenos en nuestras redes sociales, y reserva tu plaza para asistir al que necesites.

Siempre puedes comentarnos tu opinión o cualquier experiencia a través de los comentarios o en el mail info@orientandoenpositivo.es

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *