orientando-en-positivo-orientacion-vocacional-profesional-escuela-familias-padres-coaching-educativo-profesores-docentes-malaga-teatinos-mindfulness-familia

Mindfulness para toda la familia

Mindfulness para toda la familia. ¿Sabes poner en calma tu mente?

“¿Dónde estás? Aquí.
¿Qué hora es? Ahora.
¿Quién eres? Este momento.”

El guerrero pacífico 

Mindfulness, vivir el aquí y el ahora es una frase muy sencilla sin embargo, para desarrollar una atención plena al momento presente, debemos entrenar nuestra mente. Nos hemos especializado en permanecer desconectados la mayor parte del tiempo. ¿Recuerdas el trayecto hasta el trabajo que has hecho esta mañana?

La mente se encuentra ocupada a tiempo completo, llena de preocupaciones, preferencias, deseos, temores… que es incapaz de situarnos en la realidad tal como es. Hacemos una interpretación de la realidad en base a percepciones. Puedes pararte en este justo instante y observar por unos segundos el contenido de tu mente, verás una colección de percepciones diferentes que se suceden entre sí, en continuo movimiento de pensamientos. Es lo que los orientales llaman la mente de mono, en referencia a que como los simios, nuestros pensamientos van saltando de rama en rama. Por ello, es fundamental aprender desde las primeras etapas de desarrollo a calmar la mente.

¿Qué es el Mindfulness?

Prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación. Este tipo de atención nos permite aprender a relacionarnos de forma directa con aquello que está ocurriendo en nuestra vida, aquí y ahora, en el momento presente.
¿Puedes mirar tus pensamientos como si fueran nubes? Pasan, no se detienen, las aceptamos y no juzgamos. Es un buen ejemplo para visibilizar de lo que se trata el mindfulness, observar nuestra mente poniendo la atención en nuestra respiración, cuando un nuevo pensamiento nos invade le dejamos pasar, no intervenimos como si de una nube se tratará.

Algunos beneficios en el trabajo con niños/as:

  • Mejora el aprendizaje, la atención, la creatividad y el rendimiento académico.
  • Pueden concentrarse mejor e ignorar las distracciones.
  • Les ayuda  a regular sus emociones, a encontrar la tranquilidad y el equilibrio cuando se sienten enfadados, angustiados, molestos…y a sentirse más seguros.
  • Aumenta la introspección, ven más claramente lo que sucede en su interior, en su exterior, en los demás y en su entorno
  • Desarrollan la compasión y la amabilidad hacia si mismos y hacia los demás.

¿Por donde empezamos?

Antes de proponerte ejercicios de mindfullness para trabajar con tus hijos/as vamos a empezar animándote a que durante una semana experimentes e incorpores una actividad de mindfulness en tu rutina diaria.

Pues bien, escoge un momento del día. Al irte a la ducha por ejemplo, observa si tu mente ya está anticipándose de nuevo al día, preocupándose y adelantándose a todas las cosas que pueden ocurrir. Cuándo te des cuenta de ello, con amabilidad y sin presión, vuelve a preguntarte: ¿Que estoy haciendo ahora? La respuesta es: Duchándome. Vuelve entonces la atención a tus sentidos, escucha el sonido de la ducha, huele el jabón, siente la presión del agua en el cuerpo, como cae por tu cuerpo y que sensaciones produce…hazte más presente. Este mismo ejercicio lo puedes hacer con cualquier otra actividad de tu día a día. El siguiente paso sería realizar una práctica de mindfulness de dos minutos, te animamos a que pruebes, no tiene efectos secundarios y puedes hasta sentirte mejor. ¿Quieres probar?

  • Siéntate de forma relajada, pon dos minutos en el cronómetro de tu móvil y enfoca tu atención en la respiración durante ese tiempo.
  • Observa como el aire entra y se aloja en tus pulmones y como sale contrayéndose tu pecho.

En cuanto tu mente se distraiga llévala de nuevo a la atención de tu respiración.Vamos al gimnasio todos los días porque queremos mantenernos en forma, pues con nuestra mente pasa exactamente lo mismo, necesitamos entrenarla diariamente. Cada segundo que empleas haciendo estas prácticas, estás practicando mindfulness y si lo prolongas en el tiempo estarás entrenando tu cerebro.

Actividades de mindfulness para trabajar con niños/as

Me intereso por el mundo y estoy atento a lo que me rodea. La postura de la “Mente atenta”

Una de las primeras prácticas por las que se puede empezar es por la postura de meditación enseñándoles a fijar su atención en la respiración. Esta puede ser una buena postura para antes de comenzar sus actividades en casa; deberes, tareas de casa, juego… se pueden usar canciones para recordar las claves de la postura, son simplemente dos, cuatro minutos donde la atención es focalizada.

Aprendo a respirar con mi peluche

Se trata de empezar a hacer una práctica de respiración para desarrollar la atención en el momento presente. Podemos utilizar su peluche para que aprendan siguiendo las siguientes pautas:

  • La hora de ir a la cama es un excelente momento para enseñarles a respirar.
  • El niño/a debe poner su peluche o su muñeca en el abdomen.
  • Debe coger aire por la nariz contando hasta 4 y poniendo la atención en su abdomen viendo como asciende y con él su peluche.
  • Contenemos ese aire tres segundos y después exhalaremos por la boca viendo que el peluche se hunde hacia abajo.

El juego de silencio (30 a 60 segundos según la edad).

Es un juego muy sencillo para iniciarse en técnicas de concentración. Nos sentamos en círculo y les preguntamos si son capaces de estar en silencio como las montañas o las flores. Les pedimos que cierren los ojos y se mantengan tranquilos y atentos hasta que se termine el tiempo. Para estos ejercicios es necesario tener un medidor de tiempo que los niños/as puedan comprender (reloj con alarma -si puede ser con sonidos agradables-, reloj online…)

orientando-en-positivo-orientacion-vocacional-profesional-escuela-familias-padres-coaching-educativo-profesores-docentes-malaga-teatinos-mindfulness-familia-rana-02La rana para y observa.

Aprender a parar y a meditar. Este ejercicio de la rana es muy fácil para los peques y es un ejercicio genial para que aprendan a pararse y a respirar conscientemente. El objetivo consiste en estar atento y quieto como una rana y podemos explicarlo de la siguiente manera: “Es verdad que la rana es un animalito que puede dar grandes saltos pero también puede quedarse muy quieto, observando todo lo que pasa a su alrededor pero sin reaccionar de inmediato y respirando con mucha calma. Su barriga se hincha cuando entra el aire y se deshincha cuando sale el aire. Así que nos vamos a sentar y a respirar como la rana, así, la ranita no se cansa y no se deja arrastrar por todas las cositas que se le pasan por la cabeza. Durante un rato vamos a estar quietos como una rana, notando como la barriguita de abulta un poco y después se hunde otra vez.”

Si quieres aprender estas técnicas con apoyo profesional, reserva tu plaza para nuestro taller práctico

Puedes comentarnos aquí tus consultas o experiencias. Y también, seguir nuestras redes sociales para asistir a nuestros talleres. ¡Anímate!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *